recicla

Wallapop y el síndrome de Diógenes

Dicen que el Síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que se caracteriza por el total abandono personal y social, así como por el aislamiento voluntario en el propio hogar y la acumulación en él de grandes cantidades de basura y desperdicios domésticos. Está definición sacada de la Wikipedia, hace referencia a dos hechos realmente reveladores.

Hace no mucho tiempo comprar o vender algo en España no era bien visto, ya que todo se compraba nuevo y cuando no servia se tiraba o regalaba. Fue algo que nos llamó la atención cuando llegamos de Argentina, ver electrodomésticos que todavía funcionaban en la basura o muebles que podían tener una segunda vida en plena acera.

Pero con la crisis, nuestra sociedad ha cambiado y hemos transformado todos estos hechos, en una nueva moda. Hoy en día, utilizar cosas de second hand, sea algo con glamour y que no nos da vergüenza reconocer a nuestros amigos. Está hola vintage de volver a utilizar ropa que hace tiempo se llevaba, es algo habitual, y lo que antaño podía parecer kitsh hoy es trendy.

Pero todo esto ¿qué nos indica? quizás que estemos cambiando como sociedad, y nos estemos volviendo personas más responsables, menos consumistas e interesados por el cambio climático. La respuesta es un rotundo ¡NO! Como sociedad no hemos cambiado en nada, ya que hemos pasado de gastar 100€ en 10 artículos, a gastar 10€ en 10 artículos, pero está vez en ves de gastarlo en el Corte Inglés, lo hacemos en el Chino.

Y os preguntaréis ¿dónde entra Wallapop en todo esto? pues creo que es más que evidente. La llegada de Wallapop a nuestra vida, es una especie de democratización de nuestro consumismo. Ahora podemos a toda hora vender cosas que no necesitamos para comprar cosas que tampoco necesitamos. No me voy a poner en un rollo budista, pero necesitamos pisar el freno.

Debemos cambiar, y yo el primero, la necesidad interna que nos auto imponemos, de adquirir cosas nuevas constantemente. Necesitaríamos centrarnos y absorber nuevos valores, de cara a poder enfocar mejor nuestra vida, lejos del consumismo vanal que nos está arrastrando como sociedad.

 Enlace de interés